Corriendo, corriendo, ¡que vienen las zapatillas!
27 abril, 2021
Admisión Ciclos Formativos 2021-22
13 junio, 2021

EASD y socorrismo acuático

La práctica de deportes de agua está vinculada a la posible aparición de accidentes que generan riesgo para los deportistas. El socorrismo acuático es la forma en que se eliminan o se minimizan los impactos de estos riesgos durante la práctica de un deporte acuático.

Dentro del amplio radio de acción de los Técnicos en Enseñanza y Animación Sociodeportiva EASD (antiguo TAFAD) uno en que pueden orientar la práctica laboral es los deportes de agua, razón por la cual es indispensable que conozcan todo sobre el socorrismo acuático.

Hoy hablaremos de la importancia de los salvavidas en la práctica de deportes de agua y de los conocimientos sobre socorrismo acuático que debe poseer un Técnico EASD para realizar su trabajo con seguridad.

Salvavidas o socorrista acuático

Ambas palabras son utilizadas para designar la profesión de aquellos que protegen y rescatan víctimas de accidentes durante la práctica de deportes de agua. Aunque algunos de estos profesionales prefieren la palabra salvavidas porque su actividad principal está enfocada en la prevención. La labor de socorro y rescate se produce cuando la prevención falla.

El día a día del socorrista acuático

Al llegar a su lugar de trabajo el socorrista acuático debe organizar su puesto de trabajo, ya sea en una piscina o en la playa. Debe verificar que cuenta con los implementos de trabajo: un silbato, flotadores, protector solar, repelente contra mosquitos… Después el socorrista acuático debe realizar un entrenamiento físico que le permita acudir en ayuda de los visitantes de la piscina o playa que se dedican a la práctica de deportes de agua. El socorrismo acuático es una actividad que requiere experiencia y vigilancia exhaustiva durante todas las horas en las que se presta el servicio.

Es necesario además analizar las condiciones del tiempo, zonas poco profundas, de la marea, localizar y señalar zanjas de retorno de agua, regiones con rocas o áreas de corriente fuerte. También es función del socorrista acuático alertar a los bañistas que presenten actitudes que presenten riesgos, además de orientar a los padres y responsables de grupos, sobre las medidas de seguridad para evitar accidentes.

En piscinas es necesario verificar las condiciones de higiene, la conservación de la señalización de seguridad y el funcionamiento de equipos como bombas, sistemas de desagüe o alarmas.

En cualquier situación de riesgo o irregularidad también es deber del socorrista acuático alertar a las autoridades públicas o a la dirección del club o del hotel, etc, para que tomen las debidas providencias.

Los técnicos EASD deben conocer todo lo relacionado con el socorrismo acuático. Dentro de sus labores de dirección y animación de actividades físicas y deportivas, encontrarán a menudo grupos dedicados al deporte acuático.

Nuestro Colegio Diocesano Cardenal Cisneros ofrece esta titulación y las horas de prácticas en la piscina ascienden a 115 horas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros no intrusivas para su privacidad, para el correcto funcionamiento y visualización del sitio web por parte del usuario, el análisis de uso y de medición. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookiesaquí, en la que además encontrarás la forma de configurar tu navegador web para el uso de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X