Tejiendo redes de aprendizaje
30 abril, 2021
Evangelio 9 de mayo
9 mayo, 2021

Evangelio 2 de mayo

V Domingo de Pascua, 02/05/2021

El que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante (Jn 15, 1-8)

Jesús nos presenta hoy la imagen de la vid y nuestra llamada a permanecer unidos a él para dar fruto.
¿Cómo son mis frutos? ¿Qué querrá podar para que mis frutos sean más abundantes y de mejor calidad?

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento que no da fruto en mí lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies de terceros no intrusivas para su privacidad, para el correcto funcionamiento y visualización del sitio web por parte del usuario, el análisis de uso y de medición. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookiesaquí, en la que además encontrarás la forma de configurar tu navegador web para el uso de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X